El komet

Abr 29, 2012 by

 

 

 

 

El Messerschmitt me-163 fué una de las armas secretas finales de Hitler, proyectada para contener las masivas oleadas de bombarderos que estaban pulverizando el Tercer Reich.El Komet era un aparato extremadamente peligroso,no sólo para las tripulaciones de bombarderos que intentó derribar,sino también para los pilotos que debieron emplearlo.En Julio de 1943, Mano Ziegler fué uno de los pocos pilotos que probó el temible caza cohete. “Entre los pilotos de caza circulaba en voz baja un secreto: Un avión cohete pilotado terriblemente veloz, que trepaba como una flecha.

El centinela de la entrada del aeródromo me miró con suspicacia,pero mis documentos le confirmaron que había recibido la orden de presentarme de inmediato en aquel Erprobungskommando. De improviso,me alcanzó un ruido ensordecedor. Volví la cabeza y ví una nube negroviolácea que perseguía un objetivo que brincaba,cada vez más rápidamente, hasta que el objeto se despegó del suelo, dejó caer un par de ruedas y se lanzó al cielo. Cuando cerré la boca, que había tenido abierta por el estupor, aquel “cuerpo” había desaparecido.

Pocos instantes después,el extraño aparato reapareció,planeó silenciosamente y aterrizó, corrí a su encuentro y así yo y el “huevo propulsado” nos conocimos. Uno a uno me encontré luego con los otros pilotos,casi una treintena, procedentes de varias unidades de caza llegados como yo para guiar aquella nueva arma maravillosa en su bautismo de fuego. Los orígenes del Me-163 se remontan a las investigaciones prebélicas de Alexander Lippisch,un brillante aerodinamicista que estaba fascinado por los aviones sin cola. A partir de diversos planeadores con ala en flecha,llegó al Me-163,un avión propulsado por un motor cohete Walter y con una velocidad máxima de 865 km/h, muy superior a la de cualquier otro avión del mundo.

.

.

Para 1943 la Luftwafe tenía el Me-163B operacional estándar casi listo para el empleo en combate,pero el avión requería pilotos y personal de tierra tan hábiles que hubo que crear una unidad especial de pruebas, el Erprobungskommando de Zwischenhan, Mano Ziegler siguió el curso de entrenamiento previsto para los pilotos del Komet.Éste comenzaba sobre planeadores antes de pasar al  Me-163 A,remolcado por un bf-110Después se pasaba a veloces vuelos a motor con el Me-163A, antes de cambiar al Me-163 B operacional.

“Apreté el motor de arranque de la turbina y una fracción de segundo después la oí adquirir velocidad. un débil zumbido se convirtió en un aullido cada vez más fuerte. Vapor blanco invadió la cabina y después hubo un momento de silencio. Durante un terrible instante el miedo me atenazó, pero después desapareció. La turbina redobló el fragor y empujé el mando de gases a la señal del mínimo. Hubo un seco estallido cuando los dos líquidos propelentes al mezclarse se encendieron y los indicadores de presión saltaron. Empujé el mando a la máxima potencia,las ruedas rebasaron los tacos y empecé a rodar.

El Komet con sus cuatro toneladas ganó rápidamente velocidad,pero mis ojos estaban fijos en el manómetro;el indicador de velocidad señalaba ahora los 200km/h. A la altura de seis o siete metros,tiré de la palanca de suelta del tren. El komet saltó hacia adelante de improviso, aplastándome violentamente contra el respaldo del asiento. En un instante me encontré a 50 m sobre el aeródromo,con el indicador de velocidad que bailaba a 750km/h. Suavemente tiré de la palanca y el avión se encabritó, cada vez más alto en un brillante cielo azul

 

 

 

 

 

 

“Cuando el motor se agotó”, el Komet pareció clavarse en el aire y me vi empujado contra mi arnés. A 10 000 metros me  puse en posición horizontal. Despues bajé un poco el morro para ganar velocidad,pero me encontraba a una altura tal que  parecia que me habia separado de la Tierra. A lo lejos podía ver la niebla sobre Bremen y más allá la banda azul plateada de  la costa del Atlántico. Pasé sobre el aeródromo a mil metros de altura virando cuidadosamente sobre la orilla del lago, a  300m bajé el patín de aterrizaje y después los flap; estaba un poco demasiado alto e iba un poco deprisa también: El indicador  señalaba 250km/h.

El Komet parecía descender como un saco de piedras, pero todavía estaba demasiado alto. Sobrevolé la  marca de aterrizaje y tomé tierra; fuí lanzado hacia adelante,sujetado por el arnés, mientras el avión resbalaba y rebotaba por  el campo, frenando poco a poco, hasta que se paró con el ala inclinada hacia la derecha. La célula del avión se comportaba  perfectamente, pero si incluso el motor cohete no explosionaba o se apagaba a baja cota en el momento del despegue (causa  esta de muchas muertes), tenia muchas maneras de asustar a sus pilotos.

En Mayo de 1944 el núcleo del Ekdo 16 fue utilizado para formar una unidad completamente operacional, el  Jaddegeschwader 400.En julio fue estacionado en Brandis, cerca de Leipzig,donde tuvo el primer contacto con los  bombarderos diurnos Norteamericanos B-17. En combate,el principal problema era el armamento. Superando a los  bombarderos con una ventaja de velocidad de unos casi 480km/h, los cazas tenían solo tres o cuatro segundos para abrir fuego  y en ese lapso de tiempo podían ser disparados con los cañones de 30mm sólo unos pocos proyectiles. Las posibilidades de  obtener un buen centro eran por lo tanto muy escasas.

Para superar los problemas de armamento, doce Me-163 B fueron modificados para llevar cohetes que se lanzaban, verticalmente hacia arriba, activados por una fotocélula que debía reaccionar con la sombra del bombardero,pero este   ingenio fue desarrollado demasiado tarde para entrar en servicio.

Volar con el Me-163 B se convirtió pronto en algo extremadamente peligroso, porque los cazas aliados comenzaron a  perseguirles tan pronto como el motor cesaba de funcionar. Durante las fases finales de la guerra doce Me-163 fueron  destruidos en Brandis, la mayoría interceptados al despegar o al regreso de una salida. Sin embargo los pilotos del Me-163  quedaron sorprendidos con el avión ¿ volver a volar con los Bf 109 o los Fw 190? ¿Moverse a paso de tortuga y tardar casi media hora en trepar hasta la altura?  No¡¡  ahora estábamos casados con el Komet.

El Me-163 no consolidó las esperanzas que parecían brotar de sus prestaciones y su entrada en combate evidenció los muchos  peligros de la introducción en servicio de un avión todavía en fase experimental y no bien probado. Los motores cohete  siguieron siendo atrayentes pero de excasísimo éxito también en la posguerra. A pesar de ello el diseño del ala en flecha de  Lippisch fue el prototipo de la forma adoptada para el vuelo de alta velocidad después de la guerra, ya en la era del reactor.

.

.

..

.

.

.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *