Las francotiradoras rusas, pesadilla de los alemanes.

Ago 28, 2014 by

Las Francotiradoras provocaron depresión en el ejército alemán. Se disfrazaban de campesinas o pastoras y llevaban sus rifles desarmados en las canastas de sus bicicletas, o lo disimulaban en el pelaje de las ovejas y conseguían posiciones -imposibles para sus colegas masculinos- detrás de las líneas enemigas. ¿Quién podía imaginar que detrás de esos encantadores y bucólicos rostros eslavos, había precisas, minuciosas y certeras máquinas de matar?

Soviet_female_sniper_by_anderpeich_zpsc42e10e7

Es famosa la historia de los francotiradores rusos Vasily Zaitsev e Iván Sidorenko, quienes  durante la invasión alemana a Volgogrado -antigua Stalingrado- y la campaña Este-Europea hicieran famosa la frase “un tiro, una muerte” a causa de su destreza con el rifle, y quienes además sembraran el terror en las tropas alemanas al causarles más de 500 bajas, cada uno, de la manera de eliminación más silenciosa y psicológicamente deteriorante que se pueda obtener: el tiro efectivo a distancia.

Sin embargo, la cantidad de bajas sufridas por Rusia -se calcula que durante un lapso el ratio fue de 26 soldados rusos muertos por cada soldado alemán, y, además, considerando que el 75% de las bajas alemanas tuvieron lugar en el frente este-europeo- varias mujeres fueron enlistadas  en puestos especiales del ejército.

Dos de estas serían Natalia Kovshova y Maria Polivanova  quienes formarían un equipo de tiro y cálculo de tiro -la persona que asiste al tirador- 

Roza Shanina

Se enroló voluntariamente en Vsevobuch y más tarde en la “Academia Central de Mujeres Francotiradoras” en Podolsk. El 22 de junio de 1943, Shanina se enlista en el Ejército Rojo y el 2 de abril de 1944, se une a la 184ª División de Rifleros, donde se perfeccionó como mujer francotiradora. Es galardonada con la Orden de la Gloria el 18 de junio y nuevamente el 22 de septiembre de 1944.

Cuando debía replegarse, por orden del comandante del batallón, Shanina replicaba siempre “Retornaré a la batalla”. Ese dicho, más tarde, dio nombre al libro Retornando a la Batalla de Nikolai Zhuravlyov. El 12 de diciembre de 1944 Roza recibó un disparo en el hombro, y el 27 de diciembre de 1944 fue galardonada con la Medalla al Valor entre las primeras mujeres francotiradoras.

Durante su escaso año y medio en activo, alcanzó las 54 bajas, siendo 12 de ellas francotiradores enemigos.

Shanina fallece en una batalla cerca del Jútor de Rijau. Se han publicado su diario de combate y varias cartas. En su honor se nombraron calles de Arjángelsk así como de los asentamientos de Shangaly y de Stroyevskoye.

4955479726_6ce333b781_z
tumblr_n3gh08Xfrp1rzqenvo1_1280
Featured-Image-Roza-Shanina1
tumblr_na0e7m9Bpt1romeobo1_1280

Natalia Kovshova y Maria Polivanova quienes formarían un equipo de tiro y cálculo de tiro -la persona que asiste al tirador, o en este caso tiradora, informándole de las variables ambientales y climáticas así como de las cercanías al blanco- que causaría Kovshova más de 300 bajas entre las fuerzas alemanas.

1330703837_0

o en este caso tiradora, informándole de las variables ambientales y climáticas así como de las cercanías al blanco- que causaría más de 300 bajas entre las fuerzas alemanas. Al enterarse de la existencia de éstas mujeres francotiradoras, la moral del ejército alemán se vio muy disminuída ya que el nivel de precaución que debían tener de ahora en más en los puntos de control y en las patrullas se vio incrementado a niveles extenuantes, ya que de aquí en adelante no solo debieron de estar atentos a los hombres de los poblados sino que también a las mujeres de los mismos, quintuplicando el número de vigias y “ojos” -ya que a causa de la guerra las mujeres superaban en número ampliamente a los hombres. Su leyenda crecería a aun más cuando efectivamente eliminaran a cinco francotiradores de élite del ejército alemán que habían sido enviados en su búsqueda; y así como también a más de 20 oficiales de rango y 10 oficiales de alto rango del Tercer Reich.

Uno de sus modos de operación más eficiente era el de aprovechar su poco peso para ocultarse en las copas de los árboles.

Otras dos francotiradoras muy famosas, ya que no superaban los 20 años y eran físicamente muy atractivas, fueron Roza Shanina con 59 bajas y Nina Lobkovskaya con un estimado de 89 a 95 bajas enemigas.

Un dato interesante es que generalmente se escabullian a territorio controlado por las fuerzas opositoras disfrazadas de campesinas o pastoras, llevando sus rifles desarmados en canastas o el pelaje de las ovjeas. Una vez ubicadas detrás de las líneas o los flancos debiles,

esperaban a los contraataques del ejército soviético para “picar” oficiales de rango de las filas alemanas. Esta tarea hubiese sido imposible para un hombre ya que, justamente para evitar este tipo de “tenazas” generalmente se les prohibía transitar tan libremente por territorio controlado por las tropas alemanas.

No obstante, la francotiradora solitaria más mortífera de todas sería Lyudmila Pavlichenko quien acumularia, confirmadas, 309 muertes, entre estas la de un general de campo alemán. Uno de sus modos de operación más eficiente era el de aprovechar su poco peso para ocultarse en las copas de los árboles, buscar un claro, y controlar las rutas de abastecimiento utilizadas por los alemanes. Con el tiempo, su habilidad se haría muy famosa entre las líneas aliadas y del eje.

Pavlichenko1

Ludmila Mijáilovna Pavlichenko

Lyudmila, utilizaba un rifle con mira óptica Tokarev SVT -40 participando activamente en la defensa de la ciudad. En mayo de 1942 , tenía ya en su cuenta personal 257 soldados rumanos y alemanes y oficiales, entre ellos 36 francotiradores , y de ellos un “as francotirador alemán” quien había matado según un libro que disponía, donde registraba la muerte de más de 400 franceses , británicos y tropas soviéticas. Defendiendo la ciudad resultó herida por las esquirlas de fuego de mortero, siendo trasladada junto al resto de defensores supervivientes a retaguardia. Después de regresar a su unidad una vez más, desde el hospital, participó en diversas batallas defensivas llevando en su cuenta la eliminación total de 309 nazis.

pavli
3885892707_5f6745ddbe
mironova1

Inna Mudretsova

Inna Mudretsova mató a 138 fascistas el primero de ellos en 1943. Tenía el brazo izquierdo amputado después de una herida grave. Murió poco antes del 55 aniversario de la Gran Victoria.

Nina Lobkovskaya

Otra francotiradora muy famosa, ya que no superaba los 20 años y era físicamente muy atractiva, fue Nina Lobkovskaya con una estimación de 89 a 95 bajas enemigas.

nina
sovietfemalesoldiers2-11

Francotiradores Catalina Golovakha (a la izquierda) y Nina Kovalenko (a la derecha). Nina Kovalenko mató a 100 ocupantes fascistas. 

Lyubov Makarova

Lyubov Makarova mató a 84 fascistas. Después de finalizar la guerra, regresó a Perm, su ciudad natal.

sovietfemalesoldiers2-16
vjkn

¿Y quién diría que esta anciana señora de aspecto amable y bondadoso es Lyudmila Pavlichenko, una letal francotiradora con más de 300 muertes a sus espaldas? Así son las cosas…

Lyudmila Pavlichenko vs Vasili Zaitsev

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *