La « vida » en los campos

Feb 17, 2014 by

holocausto_judio_4

 

 

«Había ratas tan grandes como
gatos que corrían por todas partes
y mordisqueaban los cadáveres e
incluso atacaban a los moribundos
que no tenían suficiente fuerza
para apartarlas… [Dentro] los
colchones de paja estaban sucios y
se cambiaban sólo cuando estaban
completamente destrozados. Las
camas estaban tan llenas de piojos
que uno podía verlos caminando
como hormigas.»

Mane Vaillant-Couturier, miembro de la
resistencia francesa y prisionera en Auschwitz.

 

fff

 

Los nazis sometieron a los prisione­ros de los campos de concentración a condiciones deplorables, deshumanizadoras que debilitaban el cuerpo y destrozaban el espíritu.
Los prisioneros soportaban una ali­mentación inadecuada, agua insa­lubre, barracones superpoblados y llenos de piojos, lavabos e instala­ciones sanitarias sin higiene, horas interminables de trabajo extenuan­te y castigos sádicos.

La jornada de los prisioneros comenzaba muy temprano. Por miedo a que los crueles guardias los golpearan, se apresuraban a le­vantarse y colocar la ropa de su li­tera. Corrían a unos inmundos la­vabos y tenían que pelearse con cientos más para lavarse en los po­cos grifos que había. Después se ponían a la cola para el «desayu­no» que normalmente era café so­lo y un trozo de pan.

Tras una larga revista, se for­maban los escuadrones de trabajo. En algunos campos, los miembros de los grupos de trabajo tenían que cantar mientras salían del campo; una orquesta los acompañaba. Al­gunos prisioneros caminaban más de 16 km para llegar a sus lugares de trabajo. Otros realizaban tortu­rantes e improductivas labores dentro del campo.

Por la noche, después de 11 o 12 horas de acti­vidad, los prisioneros todavía aguantaban un recuento, para el que tenían que estar durante horas de pie y firmes.

Por último la «cena» y se apagaban las luces a las 9 de la noche. Siempre hacinados en barraco­nes que no tenían calefacción casi nunca, apenas podían conciliar el sueño.

 

.


 Estos niños gitanos esqueléticos fueron seleccionados
 para ser sometidos a una cruel amputación de sus  penes
 y testículos. Hitler mostraba un vivo interés por la  castración de los «indeseables» para mantener el  control de crecimiento de la población. Un beneficio  adicional del punto de vista de Hitler era que estos  sujetos podían ser usados como trabajadores para el  Reich.
 Los médicos de los campos nazis procedieron a  realizar esas operaciones con diligencia. Además de su  total falta de ética, estos experimentos médicos  muchas veces ni siquiera estaban basados en un  propósito científico.
 Al contrario, Josef Mengele y otros cirujanos de los  campo estaban motivados por una amoral mentalidad  de «¿Y sí…?»; es decir, una degradada curiosidad  sobre qué le ocurriría a un ser humano si se le sometía  a determinado proceso. Para esos médicos el  sufrimiento humano era irrelevante. 
«Una noche nos despertaron unos gritos
horrorosos. Y al día siguiente supimos por
los del Sonderkommando que… el día
anterior se les había acabado el gas y
arrojaron a los niños vivos a las
incineradoras.»
Marie Vaillant-Couturier, miembro de la resistencia francesa,
prisionera en Auschwitz
holocausto3 3008275144
 ..
holocausto1
15 de febrero de 1942: Las primeras masacres de judíos en las cámaras de gas tienen lugar en el campo de exterminio de Auschwitz, Polonia.
..
164998 06
19 de febrero de 1942: Los judíos del campo de concentacion de Dvinsk, Letonia, son obligados a ser testigos de la ejecución de una mujer judía que había intercambiado una pieza de tela por una caja de harina con otro prisionero no judío.
Marzo de 1942: En este mes mueren casi 5.000 judíos del gueto de Varsovia de ianición. 24.000 judíos del gueto de Lódz, Polonia, son gaseados en el campo de exterminio de Chelmno. Los nazis emiezan con las deportaciones desde Europa central al campo de exterminio de Belzec, Polonia. 

 

 

Se agolpaban en literas de tres camas, dos o tres personas dormían en el espacio de una, al­gunas veces en colchones de paja, otras en una simple tabla; y no siempre tenían mantas.

Las insta­laciones sanitarias consistían en urinarios y letrinas que eran filas de agujeros abiertos en el cemento por encima de las tuberías. Los la­vabos eran recipientes de barro co­cido con varios grifos por los que salía insalubre agua procedente de pozos.

Los prisioneros estaban ham­brientos constantemente. Por las mañanas y por las noches, el café se acompañaba de un insípido pan duro. Cuando tenían suerte, la ce­na llevaba algunos gramos de sal­chicha, queso o jamón. Por la no­che ingerían las 300 o 400 calorías de una sopa aguada con algunas trazas de patata y malta.

Muchas veces, incluso durante el crudo in­vierno, había que comer al aire li­bre. Muchos merodeaban en los cubos de basura y comían pieles crudas o col podrida, por lo que contraían disentería. Algunos ro­baban o traficaban con comida, arriesgándose a severos castigos.

Las palizas eran una rutina. To­dos los hombres de las SS disfruta­ban del derecho a golpear e incluso a matar a cualquiera. Se producían sobre todo durante las llamadas a fi­las. Los prisioneros se tumbaban en bancos especiales que les impedían mover las piernas, y recibían doce­nas de latigazos.Un castigo extremadamente do­loroso era el llamado «pilar».

El pri­sionero, con las muñecas atadas a la espalda, era suspendido de una vi­ga del techo o de un árbol con una cuerda. Igualmente cruel era el en­cierro en la «celda de estar de pie».
Cuatro prisioneros eran encerrados durante varios días en una celda de un metro cuadrado, en la que no podían tumbarse, con un espacio de 15 cm2 para que entrara aire. Quie­nes eran sorprendidos intentando escapar eran ahorcados a la vista de todos.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

4 Comments

  1. nicromante

    Lo que los nazis hicieron no es nada, en comparacion de lo que hoy estan haciendo los judios con los palestinos,son peores que nazis: con todo lo visto creo que hitler tenia razon de odiar a los judios, bombardean escuelas, hospitales, hata oficnas de la prensa: la historia lo hestá obsolviendo a hitler.

  2. Jamas compara lo que hace Israel con esa crueldad sin limites de los nazis. Estos llegaron al extremo de los extremos. Ver esos esqueletos desnudos de gente a la que le han robado hasta la dignidad, es lo mas doloroso que se pueda ver. Que maten a uno de un balazo, una bomba, es algo cruel, no lo pongo en duda jamas, ni lo excuso, pero morir dia a dia, de a poquito en poquito, debe ser el horror comiendonos vivos. Tan solo deseo que semejante barbarie no vuelva a ocurrir jamas, contra ninguna raza, o pueblo.

  3. That’s a clever answer to a tricky question

  4. isabel

    te agradezco mucho este material. Gracias por compartir tu documental.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *