Criminales De Guerra Nazis

May 10, 2011 by

Los Juicios de Núremberg o, también, Procesos de Núremberg fueron un conjunto de procesos jurisdiccionales emprendidos por iniciativa de las naciones aliadas, vencedoras al final de la Segunda Guerra Mundial, en los que se determinaron y sancionaron las responsabilidades de dirigentes, funcionarios y colaboradores del régimen nacionalsocialista de Adolfo Hitler en los diferentes crímenes y abusos cometidos en nombre del III Reich alemán a partir del 1 de septiembre de 1939.

Desarrollados en la ciudad alemana de Núremberg entre 1945 y 1949, el proceso que obtuvo mayor repercusión en la opinión pública mundial fue el conocido como Juicio principal de Núremberg o Juicio de Núremberg, dirigido a partir del 20 de noviembre de 1945 por el Tribunal Militar Internacional (TMI) (cuyo sustento era la Carta de Londres), en contra de 24 de los principales dirigentes supervivientes del gobierno nazi capturados, y de varias de sus principales organizaciones. Otros doce procesos posteriores fueron conducidos por el Tribunal Militar de los Estados Unidos, entre los cuales se encuentran los llamados Juicio de los doctores y Juicio de los jueces.

La tipificación de los crímenes y abusos realizada por los tribunales y los fundamentos de su constitución (Ver Principios de Núremberg) representaron un avance jurídico que sería aprovechado posteriormente por las Naciones Unidas para el desarrollo de una jurisprudencia específica internacional en materia de guerra de agresión, crímenes de guerra y crímenes en contra de la humanidad, así como para la constitución, a partir de 1998, del Tribunal Penal Internacional permanente.

Imagen de la bancada de acusados en el Proceso principal de Núremberg. A la izquierda, de arriba a abajo: Hermann Goering, Rudolf Hess, Joachim von Ribbentrop, Wilhelm Keitel. A la derecha, de arriba a abajo: Karl Doenitz, Erich Raeder, Baldur von Schirach y Fritz Sauckel.

.

.

.

Aunque la legitimidad del Tribunal estuvo en entredicho desde el primer momento -al no existir precedentes similares en toda la historia del enjuiciamiento universal-, los trabajos realizados para la tipificación de los delitos (también hasta entonces insólitos en su magnitud) y los procedimientos para el desarrollo de la causa servirían en adelante para la constitución de la justicia internacional.

De este modo, se concretaron conceptos sobre delitos anteriormente ausentes o vagamente definidos, como el de crimen contra la humanidad, evocado en la Convención de La Haya de 1907. También resultó modificado el enfoque tradicional de las reglas del derecho internacional que se centraban en las relaciones entre Estados, pero no en los derechos y deberes de las personas. Desde entonces, los delitos cometidos por individuos de una nación a lo largo y ancho de varios países podrían ser juzgados internacionalmente por el conjunto de los países afectados, como fue precisamente en la formación del Tribunal de Núremberg.

 

Los delitos. Cuatro fueron los delitos imputados a los acusados:

 

1. Crímenes de guerra, la existencia de asesinatos, torturas y violaciones, hechos contrarios a las Leyes de la Guerra.
2. Crímenes contra la humanidad, cuando se enfrentaba el exterminio y la muerte en masa.
3. Genocidio, cuando se daba muerte a todo un grupo étnico determinado.
4. Guerra de agresión, sobre la base de una premeditación para alterar la paz y entendida como el proceso para atentar contra la seguridad interior de un Estado soberano.

 

 

 

Hjalmar Schacht había sido el «mago económico» responsable de organizar la recuperación económica alemana durante la dictadura de Hitler. Nacionalista acérrimo, en 1937 se apartó del Führer a causa de los elevados gastos militares y en 1945 acabo en el campo de concentración de Dachau. Wilhelm Frick había sido ministro del Interior del gobierno hitleriano entre 1933 y   1943. Negó toda clase de responsabilidad en el aparato de terror y en el antisemitismo. Según dijo a sus interrogadores, cuando visitó el campo de concentración de Sachsenhausen, en 1937, lo encontró todo «en un orden y un estado perfectos». Rudolf Hess, lugarteniente de Hitler entre 1933 y 1941, durante el proceso. A los diez días de comenzado el juicio le desapareció la amnesia que le  había impedido interrogarlo debidamente, aunque le reapareció tiempo después.    La comisión de expertos nombrada por el tribunal dictaminó que Hess se permitia una “consciente exageración de su pérdida de memória”. Al final fué juzgado como los demás

 

 

Los acusados

De 4.850 peticiones de procesamientos individuales, fueron acusadas 611 personas. A los grupos se les catalogó entre organizaciones no criminales, donde se encontraba la estructura del Estado (Gobierno y Ejército) y las criminales, que fueron todas aquellas estructuras paralelas del poder nazi como la Gestapo, la SS y el Partido Nazi. Los más destacados fueron: Karl Dönitz, gran almirante de la Flota Alemana y sucesor de Adolf Hitler tras su suicidio; Rudolf Hess, general de las SS y lugarteniente de Hitler, huido a Gran Bretaña y capturado en 1941; Hermann Goering, Comandante de la Luftwaffe y presidente del Reichstag; Alfred Jodl, jefe del Estado Mayor de la Wehrmacht; Wilhelm Keitel, jefe del Alto Mando de Wehrmacht; Alfred Rosenberg, ideólogo del Partido Nazi; Joachim von Ribbentrop, ministro de Asuntos Exteriores; Albert Speer, arquitecto y ministro de Armamentos; Franz von Papen, embajador nazi en Austria y Turquía.

Entre quienes habían muerto y huido antes de ser juzgados se encontraban: Adolf Hitler, Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda que se suicidó al igual que Heinrich Himmler, jefe de la Gestapo e ideólogo del exterminio judío, y los huidos Adolf Eichmann, alto dirigente del Partido Nazi encargado de la logística del exterminio, y Martin Bormann, secretario personal de Hitler desde 1942.

Los juicios

Propiamente existe un juicio llevado a cabo por el Tribunal Penal Militar Internacional, instituido por medio de la Carta de Londres, en 1945. Existieron además una serie de juicios llevados a cabo con posterioridad al principal, donde se juzgaron a los funcionarios menores del Estado, Ejército, doctores e industriales alemanes.

Cumplimiento de las penas

La lista de los juicios es la siguiente:

1. El Juicio de los doctores, seguido contra 24 médicos quienes practicaron macabras investigaciones en humanos en los campos de concentración. El más famoso de ellos, el ángel de la muerte Josef Mengele logró huir, ya que los aliados desconocían su identidad y los crímenes que él había cometido.

2. El juicio contra Erhard Milch, mariscal de campo alemán, acusado de graves crímenes en campos de concentración.

3. El Juicio de los Jueces, seguidos contra 16 abogados y jueces que establecieron el aparataje jurídico nacionalsocialista.

4. El Juicio de Pohl, seguido contra la oficina Endlösung, encargada administrativa de los campos de concentración y exterminio. Su jefe era Oswald Pohl.

5. El Juicio de Flick, seguido contra el industrial alemán Friedrich Flick, por la utilización de trabajo esclavo y crímenes contra la humanidad.

6. El Juicio a la IG Farben empresa química industrial alemana, que al igual que Flick y Krupp, usufructuó del trabajo esclavo.

7. El Caso austral o Juicio de los rehenes, en el cual se persiguió la responsabilidad del alto mando alemán por las masacres y graves violaciones a las Leyes de la Guerra durante la Campaña de los Balcanes.

8. El Juicio RuSHA seguido contra los promotores de la idea de pureza racial y del programa Lebensborn.

9. El macabro Juicio a los Einsatzgruppen, seguida contra las brigadas de la muerte de las SS que practicaban el exterminio local de los judíos por medio de los Einsatzgruppen.

10. El Juicio de Krupp, seguido contra los dirigentes del famoso grupo industrial, por su participación en la preparación de la guerra y la utilización de trabajo esclavo durante la guerra.

11. El Juicio de los Ministerios, seguido contra los dirigentes del Estado Nazi por su participación en atrocidades cometidas tanto dentro de Alemania como en los territorios ocupados.

12. El Juicio del Alto Mando, seguido contra los generales del Ejército, Armada y Fuerza Aérea alemana, por la comisión de graves y terribles atrocidades durante la guerra

Acusados durante uno de los Procesos de Núremberg conocido como Juicio de los Ministros: de izquierda a derecha en la primera fila: Secretarios de estado Ernst von Wiezsaecker, Gustav Adolf Steengracht von Moyland, Wilhelm Keppler y Ernst Wilhelm Bohle. Segunda fila: Jefe de prensa Otto Dietrich, General de la SS Gottlob Berger, Jefe de Inteligencia Walter Schellenberg y Ministro de Finanzas del Reich Lutz Schwerin von Krosigk. En la parte inferior de la fotografía la defensa.

 

 

El juicio principal

 

El juicio principal contra las principales figuras del Estado y Ejército Nazi se llevó a cabo en el Palacio de Justicia de Núremberg.

 

Jueces y Fiscal

 

El Tribunal estuvo compuesto por un juez titular de cada uno de los países y su respectivo suplente. Estos fueron:

  • Geoffrey Lawrence (Titular Reino Unido)
    Norman Birkett (Suplente Reino Unido)
    Francis Biddle (Titular Estados Unidos)
    John J. Parker (Suplente Estados Unidos)
    Henri Donnedieu de Vabres (Titular Francia)
    Robert Falco (Suplente Francia)
    Iona Nikitchenko (Titular Unión Soviética)
    Alexander Volchkov (Suplente Unión Soviética)

El fiscal jefe de la Corte fue el juez norteamericano Robert H. Jackson, con la ayuda de los fiscales Hartley Shawcross, del Reino Unido; el General Roman Rudenko, por la URSS; y François de Menthon y Auguste Cahmpetier, de Francia.

 

Acusados y sus penas

 

Durante el juicio principal la Fiscalía del Tribunal presentó acusación en contra de 24 líderes nazis. De todo ellos sólo Albert Speer, Hans Frank y Baldur von Schirach expresaron su remordimiento por los crímenes cometidos. En resumen el tribunal dictó 11 condenas a muerte, 3 condenas a presidio perpetuo, 2 a veinte años, y una a 15 y otra a 10 años. El dueño de las fábricas Krupp fue declarado incapaz de soportar un juicio. Hans Fritzsche, Franz von Papen y Hjalmar Schacht fueron absueltos de sus cargos.

 

El general Wilhelm Keitel era jefe del OKW y portavoz ante el ejército de las ideas y deseos del Führer. De personalidad débil, estampó su firma en las célebres «órdenes criminales» de 1941 que permitieron que soldados alemanes mataran a miles de comisarios políticos, guerrilleros y judíos Hermann Góring, «El gordo» generalmente tenido por el personaje más importante del grupo de  criminales de guerra, fotografiado en su celda de Nuremberg. No se molestó en disimular su responsabilidad ni en negar la larga lista de hechos que le imputó la acusación El general Alfred Jodl, jefe de Operaciones del cuartel general supremo de Hitler Era un técnico militar que en Nuremberg seguía convencido de que Hitler había sido «un   gran jefe militar».

 

 

Nombre , Cargo , Sentencia

 

Martin Bormann Sucesor de Hess como secretario del Partido Nazi Muerte (en ausencia)
Hans Frank Gobernador General de la Polonia ocupada Muerte
Wilhelm Frick Ministro del Interior, autorizó las Leyes Raciales de Núremberg Muerte
Hermann Göring Comandante de la Luftwaffe y presidente del Reichstag. Muerte
Alfred Jodl Jefe de Operaciones de la Wehrmacht Muerte
Ernst Kaltenbrunner Jefe de la RSHA y de los einsatzgruppen Muerte
Wilhelm Keitel Comandante de la Wehrmacht Muerte
Joachim von Ribbentrop Ministro de Relaciones Exteriores Muerte
Alfred Rosenberg Ideólogo del racismo y Ministro de los Territorios Ocupados Muerte
Fritz Sauckel Director del programa de trabajo esclavo Muerte
Arthur Seyss-Inquart Líder del Anschluss y gobernador de los Países Bajos ocupados Muerte
Julius Streicher Jefe del periódico antisemita Der Stürmer Muerte
Walter Funk Ministro de Economía Cadena perpetua
Rudolf Hess Ayudante de Hitler Cadena perpetua
Albert Speer Líder nazi y Ministro de Armamento 20 años
Baldur von Schirach Líder de las Juventudes Hitlerianas 20 años
Konstantin von Neurath Ministro de R.R.E.E., “Protector” de Bohemia y Moravia 15 años
Karl Dönitz Sucesor designado de Hitler y comandante de la Kriegsmarine 10 años
Hans Fritzsche Ayudante de Joseph Goebbels en el Ministerio de Propaganda Absuelto
Franz von Papen Ministro y vicecanciller Absuelto
Hjalmar Schacht Ex presidente del Reichsbank Absuelto
Gustav Krupp Industrial que usufructuó del trabajo esclavo Sin condena
Robert Ley Jefe del Cuerpo Alemán del Trabajo Sin condena

 

 

 

El coronel Burton C. Andrus, jefe de seguridad del campo de Ashcan y de Nuremberg. Era responsable del bienestar y disciplina de los prisioneros, a los que impuso un régimen inflexible y eficaz. Según dijo a un visitante, todos estaban «chiflados». Los «tres grandes» (Stalin, Truman y Churchill) en la conferencia de Potsdam, en julio de 1945. Los tres coincidían en que había que formar un tribunal militar para juzgar a los principales criminales de guerra. Churchill prefería la vía rápida de la ejecución sumarísima. Stalin quería que hubiera juicio. Fritz Sauckel fue el cerebro que organizó durante la guerra el masivo reclutamiento forzoso de mano de obra extranjera en Alemania. En el interrogatorio repetía que sólo era un funcionario que obedecía órdenes. Según él, se trataba a los trabajadores extranjeros igual que a los alemanes.

 

Cumplimiento de las penas

 

Los condenados a muerte fueron ejecutados el 16 de octubre de 1946, por vía de ahorcamiento. Hermann Göring se suicidó en la víspera con una cápsula de cianuro, y Robert Ley el 25 de octubre de 1945, antes del veredicto. Después de su ahorcamiento, los restos fueron incinerados y las cenizas desperdigadas en el río Isar.

Martin Bormann fue juzgado y condenado en ausencia, pese a que con posterioridad se supo que murió durante la caída de Berlín, el 2 de mayo de 1945.

Los condenados a cadena perpetua cumplieron su pena en la Prisión de Spandau, hasta la muerte del último de ellos, Rudolf Hess, en 1987. De todos los condenados a penas de cárcel, sólo cuatro las cumplieron a cabalidad, ya que Neurath (en 1954), Raeder (en 1955) y Funk (en 1957) fueron liberados. Durante más de 20 años el único ocupante fue Hess, después de la liberación de Speer en 1966.

 

Efectos posteriores

 

El conjunto de procedimientos llevados a cabo tanto en Núremberg como en Tokio, significaron el establecimiento de reglas básicas de persecución de criminales de guerra y la determinación de tales delitos.

Dentro de estos efectos, sirve destacar que el Tribunal fijó las bases de lo que sería llamado erróneamente los Principios de Núremberg, hoy recogido en varios aspectos en los Tribunales Internacionales para la ex Yugoslavia y Ruanda.

El principal legado de estos Tribunales Internacionales (Tokio y Núremberg) es la Corte Penal Internacional, establecida en Roma en 1998 y que cuenta como base fundante de sus reglas de procedimiento los Estatutos de los Tribunales de Núremberg, Tokio, ex Yugoslavia y Ruanda.

.

.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

3 Comments

  1. yamilet chavez

    WOW :0

  2. karla gonzalez

    no lo entiendo

  3. Hugo A. Ruiz G.

    Creo queste comentario esta de mas, porque los hechos ya se dieron, pero qye sirva de ejempo para todos aquellos que traten de querrer apoderarse de la tierra y de apropeyar a la Humanidad, auque siempre va a existir otro tipo de apoderamiento y sujustamiento de la humanidad y que no nos daremos cuenta hasta que ya estaremos bien jodidos y que no estamos lejos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *