El Ataque De Las Presas

May 4, 2011 by

 

Dirigido por un piloto legendário con tripulaciones escogidas, el ataque a las presas proporcionó al 617º Squadron su lema:

“Detrás de mi, el diluvio”

 

 

 

.

El Doctor Barnes Wallis había participado en el desarrollo del dirigible R1 00, y en el de los bombarderos Wellesley y Wellington. Al comenzar la guerra, consideró otras maneras de enfrentarse al enemigo infligiéndole un golpe tan fuerte que lograra acortar el conflicto. De acuerdo con esta idea, estudió diferentes maneras de destruir las grandes presas de Alemania, con el fin de causar un gran daño al suministro de electricidad, tan vital para la maquinaria de guerra alemana.

.

.

Las primeras aproximaciones al Ministerio del Aire no obtuvieron resultado, pero en 1943 dentro del Grupo n.5 y pudo crear un escuadrón especial con el propósito inicial de lanzar un ataque sobre las presas
Equipado con aviones Avro Lancaster, el 617.° Squadron se formó el 21 de marzo de 1943 en Scampton a partir de la Patrulla «C» del 106.° Squadron, al mando del teniente coronel Guy Penrose Gibson. Este fue autorizado a seleccionar personalmente a la tripulación de su escuadrón, quienes llevaron a cabo un entrenamiento intensivo de vuelo a baja cota durante los dos meses siguientes.

Ningún tripulante conocía su objetivo, ni tampoco el armamento que iban a utilizar. El medio para destruir las presas era la bomba «Upkeep» diseñada por Wallis. Una carga de profundidad rotatoria, de 4.195 kg de peso, que contenia 2.994 kg de explosivo Torpex. El poder de destrucción de la bomba dependía de su colocación junto a la estructura que se pretendía destruir, lo cual significaba que una carga (relativamente) pequeña de explosivo podía tener gran eficacia frente a imponentes estructuras.

.

.

Las grandes presas estaban protegidas por redes  antitorpedos, lo cual significaba que había que  lanzar la bomba sobrevolando las redes, o bien había que buscar un modo de superar este  obstáculo. La solución de Wallis al problema fue la bomba rebotadora, cuya idea se le ocurrió,  según sus palabras, al ver a los niños lanzar piedras que rebotaban sobre el agua.

Para lograr su objetivo su objetivo, debía darse efecto a la bomba mientras estaba enganchada al Lancaster, de este modo aumentaría el alcance del arma una vez lanzada haciendo que rebotara por la superficie de los embalses. Esta técnica hizo posible el ataque, pero también originó ciertos problemas. La distancia entre el avión y el embalse debía ser exacta, al igual que la altura de lanzamiento de la bomba.

Para transportarla, el Lancaster tuvo que sufrir varias modificaciones. Las puertas de la bodega de bombas fueron retiradas y se colocaron dos brazos entre los cuales se colocó la bomba. Una cinta hacía girar la bomba hacia atrás a 500 rpm para darle el efecto necesario. La dificultad de calcular de noche la altura sobre una superficie plana fue solucionada con la instalación de dos reflectores en el Lancaster, cuyos haces dibujaban un ocho cuando el avión seencontraba a una altura de unos 18m.

.

.

Para calcular la distancia adecuada del avión a la presa, se utilizaba una dispositivo en forma de V, con dos clavijas rectas en cada extremo. Este mecanismo lo sujetaba el bombardero en el morro del avión a la distancia de un brazo, y cuando las clavijas coincidían con una marca previamente seleccionada, como las torres de las presas, el avión se encontraba a la distancia adecuada.

.

.

Los ataques se lanzaron la noche del 16 de mayo de 1943 con el nombre de operación «Chastise». Tras despegar de Scampton a las 21:10 h, la primera oleada de bombarderos puso rumbo hacia la presa del Sorpe. Los Lancaster «E» y «K» fueron derribados y cayeron al Zuider Zee en su vuelo de ida, mientras el «H» perdió la bomba después de tocar el mar y regresó. La radio del «W» fue destruida por la antiaérea, por lo que sólo el «T» llegó a atacar la presa del Sorpe.

Gibson dirigió la segunda oleada en «G» con seis aviones para la presa del Móhne y otros tres encargados de destruir la del Eder. Después de despegar a las 21:25 h, la escuadrilla perdió elLancaster «B», que fue derribado cerca de Ronsendaal.

La presa del Móhne fue atacada por los Lancaster «G», «P», «M», «A» y «J». La bomba del Lancaster «M» no dio en el blanco y el avión fue derribado mientras se alejaba del lugar del ataque. «J» abrió una brecha en la presa y la palabra NIGGER, que significaba éxito, fue transmitida por radio. «A» fue obligado a amarar en el trayecto de regreso. De la sección encargada de bombardwtrja presa del Eder, el Lancaster «N» consi­guió abrir una brecha, el «Z» fue derribado y el «L» logró regresar a la base.

Una tercera formación actuó como reserva móvil. De estos aviones, «O» bombardeó la presa del Schwelme por error. «F» atacó la del Sorpe sin resultado alguno, «Y» puso rumbo también hacia esta última pero fue incapaz deencontrarla, «C» se dirigió a la presa del Lister y nunca regresó, mientras que «S» desapareció sin dejar rastro.

De los 19 aviones enviados con 133 tripulantes, ocho no regresaron, 53 tripulantes murieron y tres fueron hechos prisioneros. Gibson recibió la Cruz Victoria, y el escuadrón recibió otras 34 medallas con motivo del ataque.

Las roturas de las presas del Móhne y del Eder originaron enormes inundaciones y la paralización de la industria en el Ruhr, así como el envío de guarniciones a las presas. El 617.° Squadron hizo historia en su primera salida.

.

.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

Related Posts

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *