Rommel, Derrota y suicidio

May 1, 2011 by

 

 

 

Mariscal Erwin Rommel

 

 

LA LEYENDA:

En 1941, Adolfo Hitler envía al “flamante Africa Korps”, bajo el mando del general Erwin Rommel, a reforzar las débiles defensas del “pequeño imperio” de Benito Mussolini en Libia, donde el general inglés Archibald Wavel ha logrado apoderarse de Tobruk y Bengasi en enero de ese año.

Durante 18 meses, desde la primavera de 1941 al otoño de 1942, Rommel avanza en un carrusel de idas y venidas que culmina, el 21 de junio de 1942, en la caída de Tobruk y, poco después, en la instalación de un Ejército italo-alemán en el desierto egipcio, a la altura del El-Alamein y a 95 kilómetros de Alejandría.

“Inglaterra ha seguido con pavor la trayectoria de Rommel” a quien Hitler hace mariscal tras la captura de Tobruk, y “ve en grave peligro esa llave de Oriente Medio que es Egipto”.
El estado moral del Octavo Ejército británico, “desconcertado por los ardides del enemigo y las vacilaciones de sus propios mandos es tal” que su comandante máximo, el general Claude Auchinleck, ordena a sus oficiales “no mencionar jamás el nombre de Rommel”.

Hitler le apoda “El Zorro del Desierto” y el sobrenombre que distingue al personaje se hace célebre en todo el mundo.
El Zorro proyecta hasta tal punto su prestigio casi legendario en las filas enemigas, que es más popular entre los soldados británicos que sus propios jefes.

.

El General  Erwin Rommel, entonces comandante de la 7º división de Panzer
con  oficiales británicos capturados en Cherbourg, Francia, junio de de 1940

.

SU DERROTA EN EL-ALAMEIN:

El Ejército británico, una armada heterogénea formada por australianos, neocelandeses, sudafricanos, indios y británicos, mantiene desde julio de 1942 una sólida posición al sur de la pequeña estación ferroviaria de El-Alamein, resistiendo dos fuertes ofensivas del Afrika Corps, pero “Londres ve inseguras las puertas de El Cairo y sólo espera la oportunidad de un contraataque”.

En el periódico España, publicado en Tánger, Marruecos, dirigido por Gregorio Corrochano, en su edición del 26 de octubre en primera plana, a cuatro columnas se informa del “Impetuoso ataque en todo el frente de El-Alamein” y, se precisa que “No ha sido rota en sector alguno la línea germano-italiana”.

Sin embargo, tras “lucha encarnizada”, el recién nombrado por Winston Churchill comandante del Octavo Ejército, Bernard Law Montgomery, “desarrolla una hábil inventiva en el arte del camuflaje y de engañar al enemigo”, y detiene y derrota a Rommel el 10 de noviembre en la batalla del El-Alamein.

Montgomery, al ser nombrado comandante de la operación “Pie Ligero” señaló: “Al asumir el mando del 8° Ejército, me dijeron que la orden era destruir a Rommel y su Ejército en cuanto estuviéramos preparados. Ya estamos preparados ahora”.

Años después, terminada la guerra mundial, la Corona le otorgó a Montgomery el título de vizconde de El-Alamein.

Dos años antes, el 14 de octubre de 1944, a los 62 años de edad, Rommel se suicida tras haber participado en el atentado efectuado contra Hitler el 20 de julio de 1944, en la “cueva del lobo”, cuartel general del Führer en el Este.

Rommel difería con los conspiradores en un punto importante. Estaba contra el asesinato de Hitler, porque: “Pienso que eso lo convertirá en mártir. Lo que habría de hacerse es juzgarlo ante una corte alemana por sus crímenes, mientras se firma la paz separada con Occidente y se continúa la guerra contra los rusos”.
El atentado fracasó, Hitler salió ileso, con sólo la ropa hecha jirones, se convirtió en mártir, y a Rommel se le da la opción de ser enjuiciado como traidor o suicidarse.

Rommel elige el suicidio.

.

En 1.943 Rommel fue destinado a inspeccionar la muralla Atlántica.
Sus informes sobre las deficiencias de las defensas costeras no gustaron a Hitler.

.

NACIÓ GUERRERO Y LO FUÉ:

Nació el 15 de noviembre de 1881 en Heidenheim, cerca de Ulm en el estado de Wurtemberg, y toda su vida fue un hombre disciplinado y sin vicios, no tomaba, no fumaba y para él “sólo existe mi esposa, de la cual siempre he estado enamorado”.
En 1916, a la edad de treinta y cinco años se casa con Lucie Mollín, de cuya unión tuvo un solo hijo de nombre Manfred.
Nunca se mostró radical antijudío y culpaba del desastre de la Alemania de 1937 a los comerciantes y políticos, y por esto y por sentido común, el advenimiento de los nazis al poder “me pareció nada”.
A su mujer le dijo: “Los nazis son una panda de bribones”.

 

SU OPINION DE LOS NAZIS:

La opinión que tenía de Hitler era condicionada: “Es un lúgubre idealista que intenta salvar a Alemania del comunismo. Sin embargo, no me gustan para nada las personalidades que lo rodean: Joseph Goebbels, es un gran hablador;  Einrich Himmler tiene un aire de monje fanático y Ernst Röhm, es un pervertido sexual”.

.

PRUEBA SU CARACTER ANTE HITLER:

En un desfile se dispuso que las SS desfilarían primero que el Ejército encargándose de la seguridad del Fürher. Rommel se negó tajantemente a “que esa cosa suceda” y el Ejército marchó primero.
En otro desfile en Nuremberg, Hitler le pidió que únicamente quería seis coches después del suyo. Rommel se encargó de cumplir con esa misión, dejando pasar sólo seis coches después del Führer, aunque hubieron muchos otros coches llenos de miembros del partido, la mayoría seres arrogantes que amenazaron a Rommel para que los dejara pasar.
Hitler lo felicitó por haber cumplido con la diligencia y le dijo: “Es usted un hombre inquebrantable”.

.

Soldados Aliados en África, 1942

.

“NO FIRMARE UNA MENTIRA”: HITLER

El 13 de octubre de 1944 Hitler no pudo demorar más la solución del problema anteriormente planteado: el futuro de Rommel.
Era su mariscal de campo favorito hasta antes del atentado y el primer comandante de su cuartel general en 1939.
Rommel se había restablecido de las heridas sufridas mientras viajaba en su automóvil, en su casa familiar cerca de Ulm.

Los agentes secretos que vigilaban sus movimientos comunicaron que daba paseos “apoyándose en su hijo”; pero los funcionarios nazis de la localidad informaron que “Rommel sigue haciendo sediciosas observaciones”.

Los más allegados a Hitler le decían: “Si existe un héroe popular capaz de convencer a los alemanes de que deben abandonar la guerra, ese héroe es Rommel” y, como las pruebas acusatorias en contra de Rommel estaban completas, Hitler enfrentaba un dilema.

El teniente coronel César von Hofacker, antes de su ejecución, había dejado testimonio escrito en el que afirmaba que Rommel había asegurado a los conspiradores que podían contar con él en el caso de que la conjura alcanzara el triunfo.

Hitler mostró al mariscal Wilhelm Keitel el documento de Hofacker y Keitel mandó llamar a Rommel, pero el mariscal de campo declinó la invitación.
Ante el desaire, “no queda más que el recurso de apelar a la dignidad de Rommel”, comentó Keitel.

Entonces, a dictado de Hitler, Keitel escribió una carta dirigida a Rommel en la que le aconsejaba “acudir ante el Führer, si se considera inocente, o que se comporte tal como un militar debe comprometerse, en el caso contrario. Si no actúa de la manera dicha, será detenido y pasará a la jurisdicción de un tribunal popular”.

El general Wilhelm Burgdorf, ayudante principal de Hitler y jefe de personal del Ejército de tierra, y su lugarteniente el general Ernst Maisel llevaron personalmente la carta, así como el testimonio escrito de Hofacker, a casa de Rommel, en Ulm, efectuando el trayecto en un pequeño automóvil Mercedes, sin insignias ni distintivo alguno.

Las autopistas estaban bloqueadas para evitar que Rommel huyera. En la conferencia de guerra que se llevó a cabo en la noche del 14 de octubre, se comunicó escuetamente a Hitler que Rommel “acaba de morir a causa de las heridas sufridas”.

El único comentario de Hitler, “formulado en tono inexpresivo” fue: “He aquí otro de la vieja guardia que desaparece” y ordenó que “por el momento, la prensa no de la noticia”.
Burgdorf regresó a La Guarida del Lobo llevando consigo la gorra y el bastón del mariscal de campo, y dio parte de su actuación a Hitler y a Keitel: “Rommel me preguntó si el Führer tiene conocimiento de la declaración de Hofacker, y después pidió le concedieran tiempo para reflexionar.

Le aconsejé que escogiera veneno en vez de pistola, para evitar las sospechas del público. Le dije que el Führer ha prometido celebrar un funeral oficial, con todos los honores, para preservar su reputación popular. La única alternativa a esto es el juicio, y, en caso de ser hallado culpable, la deshonra y la ejecución”.

El suicidio se mantuvo en secreto y sólo Hitler y los generales supieron la verdad. Se ignora si Rommel tomó el veneno o se disparó un tiro.
El día 15 de octubre, el coronel Erik von Amsberg redactó el anuncio necrológico, que sería publicado en la Gaceta del Ejército.
En el caso de un mariscal de campo, sólo el Führer podía firmar esa comunicación. Amsberg la dejó sobre el escritorio de Hitler.
Pasaron varios días, hasta que Amsberg preguntó a Hitler si acaso quería que el texto fuera modificado.
Hitler, “se mordió el labio”, y, “virtuosamente” dijo: “No firmaré esa comunicación. ¡No quiero Mentir!”
Por orden de Hitler es enterrado con todos los honores militares de su rango y ordena un día de luto nacional.

 

Avances de los tanques alemanes del Afrika Korps, 1942

 

 

VALIENTE Y GENIAL:

Con el grado de alférez participó en la Primera Guerra Mundial y durante la misma fue ascendido a teniente. Se había unido al Ejército a los 18 años y tres años después, en marzo de 1911, ingresó a la Escuela Militar de Oficiales en Dantzig.

Apenas incorporado al frente de guerra 1914, a principios de septiembre, llevó a cabo su primera hazaña militar la cual tuvo lugar en el frente francés: Rommel, al frente de tres hombres capturó un pelotón enemigo en el pueblo de Bleid.

Días después, el 24 del mismo mes, se enfrentó solo a tres soldados franceses con su fusil descargado, siendo herido en un muslo, por lo que se le concedió la Cruz de Hierro de segunda clase.

El 24 de enero de 1915 tomó cuatro bunkers, rechazó el contraataque enemigo y retomó la casamata de donde había sido expulsado.

En mayo de 1917 fue transferido al frente italiano y participó en los asaltos de Monte Cosna y Caporeto, por lo cual se le otorgó la Orden al Mérito, siendo ascendido a capitán.
En octubre de ese año, participó en la toma de la cota 114 y del monte Matajur, capturando 150 oficiales, nueve mil 500 soldados y 81 cañones, y él sólo perdió un hombre.
Más tarde se le concedió la medalla Pour Le Mérite por su victoria en Longarone.

.

AÑOS DE PAZ:

Al término de la guerra, Rommel volvió al 124 regimiento de infantería de Wingarten para servir a la República de Weimar.
En los siguientes años se dedicó a la vida familiar, a disfrutar la vida en compañía de su esposa, organizar bailes y dedicarse a su colección de sellos postales.
Sus superiores comentaban: “En este oficial hay mucho más de lo que se ve”, y en 1933 le son asignados, junto con el cargo de Mayor, el Tercer Batallón de Cazadores, tropas alpinas especializadas y el 17° regimiento de infantería. Debido al entrenamiento y liderazgo que ejercía, sus superiores les llamarían “el batallón de Rommel”.
En 1937 publicó su libro “Ataques de infantería” y, durante esa época estudió a fondo las nuevas teorías sobre los carros de combate o tanques.
Ese mismo año, el entonces coronel Charles de Gaulle fue nombrado comandante del Regimiento de Tanques 507. De Gaulle había estado desde siempre presentando al alto mando francés el futuro de los tanques en la guerra.

.

 

A la izquierda, el general Erwin Rommel, líder de las Afrika Korps
durante una inspección de tropas en Libia

 

 

LA DIVISION PANZER Y LA GUERRA RELAMPAGO:

El 23 de septiembre de 1939, ya a punto de ser ocupada Polonia, Hitler le ofreció una división a Rommel, que había sido ascendido a general. Rommel respondió pidiendo una división Panzer y Hitler “para sorpresa de todos”, se la concedió.

El 10 de mayo de 1940 el Ejército alemán se dispuso invadir Bélgica, entonces Rommel, al frente de su división Panzer, hizo la Guerra Relámpago, avanzando a gran velocidad y derrotando las fuerzas belgas y luego las francesas, tras haber sorteado, por detrás la que se conocía como “inexpugnable” Línea Maginot”.

El 18 de junio tomó Cherburgo, Francia pidió el armisticio y Roomel finalizó la Guerra Relámpago.

.

LA BATALLA FINAL:

Tras la derrota del Afrikacorps, a finales de 1943 recibe el mando del Grupo de Ejércitos B bajo el mando del mariscal de campo Gerd von Rundstedt, el cual es responsable por la zona desde Holanda hasta Burdeos y encargado como Inspector General para la construcción de la Muralla del Atlántico, levantada para impedir el desembarco de los aliados en Europa.

.El desembarco aliado ocurrió el Día D, en Normandía, el 6 de junio de 1944. Rommel regresa a su casa en Ulm y, en el trayecto, es herido en la carretera en un ataque aéreo contra su vehículo y es hospitalizado. Los ingleses ya habían organizado una operación para asesinar a Roomel.

.En el entretanto acontece el atentado a Hitler el 20 de julio de 1944.

.Winston Churchill, primer ministro, durante la batalla de Africa, elogió la actuación de Rommel y le llamó “Gran General” en plena cámara de los Comunes.

 

El general británico Bernard Law Montgomery aparece aquí dando órdenes
a su Estado Mayor sobre los movimientos diarios a sus tropas en África del Norte
A principios de noviembre de 1942, las fuerzas de Montgomery rompieron las
líneas alemanas encabezadas por el mariscal de campo Erwin Rommel en el
Alamein, concluyendo así la cadena de victorias de Hitler en esta región.

 


Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *