Rudolf Hess: el suicidio del último nazi

Jun 17, 2011 by

Enigmática Historia

El 10 de mayo de 1941.

Hess se despertó de un pequeño descanso, una siesta, después de comer y tras visitar a su mujer y a su hijo, en torno a las 17:00 se dirigió a la pista de la Luftwaffe, el ejército del aire alemán, de Augsburgo y voló con un Messerchmitt Bf110 que él mismo pilotó rumbo a Escocia.

Su avión fue detectado en varios momentos del viaje e incluso la RAF (Royal Air Force) trató de derribarlo, sin éxito. Finalmente, poco antes de las 23:00 se quedó sin combustible y saltó en paracaídas cerca de Glasgow. Se dañó un tobillo en el salto y un campesino le auxilió en tierra, antes de llevarle ante unos militares.

La historia de Hess es interesantísima y ha dado para muchas teorías y elucubraciones.

La pregunta más obvia es: qué llevó a un personaje tan importante a volar hasta el enemigo en plena guerra. Hess, tras ser detenido, dijo conocer a un duque británico, el duque de Hamilton, pero este niega que tenga asuntos pendientes con Hess, aunque se habían conocido en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936.

Hess dice que tiene una propuesta de paz para los británicos, realizada por el mismísimo Hitler.

Los británicos no tomaron tal afirmación en serio y Hess fue encarcelado en la Torre de Londres. Allí permaneció hasta el final de la guerra. Según decía, su objetivo era pactar con el Reino Unido para poder olvidarse del frente occidental y centrarse en el oriental, en la lucha con la URSS.

Como decía, las teorías y explicaciones a este raro viaje son muchas y variadas. Quizás Hess intentaba avanzar el camino para crear en Reino Unido un gobierno afín a Alemania, quizás buscaba salvarse, convencido de que perderían la guerra sus compatriotas… tantas teorías, casi, como estudios sobre el tema.

Según parece, sí que había indicios de que el duque se había preparado para acoger el aterrizaje de Hess en una pista en sus propiedades, lo que abona la idea de que Hess iba a contactar con ingleses proalemanes en búsqueda de un camino común.

Según la versión oficial, el jefe del partido nazi se ahorcó a los 93 años con un cable eléctrico en la cárcel de Spandau, pero muchos dudan aún de aquella tesis

Hess, durante el Juicio de Nüremberg

 

 

El suicidio, «lait motiv» de la muerte de la mayoría de los mandatarios del Tercer Reich, acabó también con la vida de Rudolf Hess, el útlimo representante del terror nazi. Desde el propio Hitler y su esposa, Eva Braun; al ministro de propaganda, Goebbels, junto a su mujer y sus cinco hijos; pasando por el lugarteniente del «Führer», Göring… hasta Hess, el líder del partido nazi, que (según la versión oficial) se quitaba la vida a los 93 años.

 

Ni su edad fue causa suficiente, pues durante 40 años siempre los soviéticos se opusieron a la clemencia, aún cuando contaba con más de 90 años de edad. Los soviéticos nunca le perdonaron que intentara la paz con Inglaterra para poder derrotar a la URSS en un solo frente.

 

 

«El hombre que soportó impasible millones de muertes, no pudo resistir su soledad», publicaba ABC tal día como hoy de 1987. El prisionero más antiguo de la Segunda Guerra Mundial ponía fin a casi cincuenta años de encierro en Spandau, «la prisión mejor protegida del mundo», después de que fuera condenado en el Juicio de Núremberg por las decisiones tomadas como ministro Hitler.

El Único Inquilino de Spandau

Desde 1966 hasta 1987 fue el único inquilino de aquella fortaleza controlada por las cuatro potencias vencedoras y proyectada para albergar a 500 prisioneros. En ella estuvieron recluidos muchos de los líderes nazis sentenciados también en Núremberg, pero fueron muriendo o siendo liberados hasta 1966. Los dos últimos: Albert Speer y Baldur von Schirach, ministro de guerra y líder de las Juventudes Hitlerianas, respectivamente.

Era vigilado por 600 soldados y 50 agentes, en una prisión de 696 celdas para él solo

Pero la condena de Rudolf Hess era de cadena perpetua y desde 1966 le vigilaban a él solo 600 soldados rusos, estadounidenses, británicos y franceses, además de 50 agentes de Alemania Occidental, en una prisión de 696 celdas que costaba cerca de 100 millones de pesetas de entonces al año.

Las medidas de seguridad para un hombre que ya era anciano eran impensables: la circundaba una primera línea eléctrica, luego un muro de seis metros de altura que contaba con numerosas cabinas acristaladas de vigilancia y, por último, un contramuro de cinco metros de alto que, durante la noche, lo iluminaban potentísimos focos.

Entre el suicidio y  el asesinato

Según la versión oficial de la primera autopsia, Hess había muerto estrangulado con un cable eléctrico, alegando que se trataba de un suicidio. Pero la familia dudó de la tesis oficial y encargó una segunda autopsia, que determinó que su muerte fue por asfixia y no por suspensión. Desde entonces, el misterio rodeó siempre la muerte del político nazi, dudándose entre la tesis oficial del suicidio y la del asesinato.

Su hijo alegó que el suicidio que se le imputaba a su padre era físicamente imposible para él

Si los suicidios del «Führer» y los demás mandatarios se produjeron tras el desenlace de la Segunda Guerra Mundial y el fracaso de la aventura imperial nazi, la de Hess, 46 años después, sugirió alguna sospecha: «¿Por qué este hombre, de noventa y tres años, ha esperado a suicidarse hasta 1987? ¿Por qué, casualmente, los interrogatorios a que se sometió a Hess durante su estancia en Inglaterra no pueden publicarse hasta el año 2017, treinta años justos desde 1987? ¿Por qué un Cuerpo de guardia que ha cuidado del prisionero durante tantos años le ha dejado entrar solo en una cabaña del jardín, donde apareció ahorcado?», se preguntaba ABC.

Su hijo, Wolf Rüdiger Hess, mostró su desacuerdo con el dictamen, asegurando que su padre se encontraba en buenas condiciones psicológicas y que el tipo de suicidio que se le imputaba era físicamente imposible para él.

Margaret Thatcher

Dos años después de aquello, el gobierno de Margaret Thatcher se negaba a facilitar a la Policía británica los informes relativos a las sospechosas circunstancias de su muerte, talescomo los que recogía la investigación oficial realizada por los servicios de información de las Fuerzas Armadas.

El funcionario que halló el cuerpo dijo que mostraba huellas de un forcejeo para defenderse

La sombra del misterio sobre el suicidio del que fuera la mano derecha del «Fuhrer» crecía. Según la BBC, una enfermera que cuidó del dirigente alemán durante sus últimos cinco años de vida, el prisionero fue asesinado. Y según el funcionario que halló el cuerpo 40 minutos después de que falleciera, el reo mostraba huellas de un forcejeo para defenderse, además de asegurar que sus manos se hallaban completamente inutilizadas por la artritis y «no podía hacer ni el nudo de los zapatos».

«No trato de juzgarle, pero como hijo existen algunas preguntas que me gustaría que me respondiera», comentaba Wolf a ABC en 1970. Aquellas dudas no pudieron ser saciadas jamás, pues tenía prohibido hablar de los años comprendidos entre 1933 y 1945 durante la media hora de visita al mes a la que tenía derecho.

.

.

Thanks for rating this! Now tell the world how you feel via Twitter. .
Que le ha parecido el post?
  • Emocionado
  • Fascinante
  • Interesante
  • Aburrido
  • Malo
  • Indiferente

3 Comments

  1. hola no soy sinpatizantes de los nazis pero parese dudoso el suisidio de spues de tantos años porque suisidarse en 1987 a ise cometio un asesinato los aliados nunca aclaron esa hiposis hoy en dia que un NAZI EN EUROPA EN ITALIA SENTENSIADO A CADENA PERPETUA ES ERICK PRIEKE YO PIENSO SE COMTIO DELITOS CRIMENES PERO NO TODOS LOS NAZIS NO FUERON CULPABLES MIREN EL MUNDO ESTABA EN GUERRA TENIAS QUE OBEDESER LAS ORDENES OSINO TANBIEN LOS MATABAN A ELLOS LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL ACABO MAS 65 AÑOS ATRAS YO PIENSO QUE LOS JUDIOS NO QUIEREN JUSTISI SI NO VENGANZA SOLO POR QUE ALGUNOS PERTENESIERON A SS MUCHOS SOLDADOS FUERON ARESTADOS SOLO POR EL ELLO DE VIGILAR UNA PUERTA DE UN CAMPO PERDON PERO ERAN SOLO SOLDADITOS QUE SOLO CUMPLIAN ORDENES UN EJEMPLO EL PAPA BENEDICTO XVI ES ALEMAN EL ISO SERVISIO EN LOS ULTIMOS AÑOS DE LA GUERRA A CASO EL TANBIEN ES UN CRIMINAL NO PORQUE SOLO ERA SOLDADO Y ERA SOLO UN NIÑO QUE ISO SERVISIO EN LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL UN EJEMPLO LOS JUDIOS FORMARON UN CUERPO DE INTELIGENCIA PARA ASESINAR A PRESUNTOS NAZIS PORQUE ASESINARON MUCHOS INOSENTES MIREN LOS JUDIOS DE ISRAREL SON VILLANOS A HORA BONBARDEAN A PALESTINA A SU ANTOJO Y ESO QUE SE PUEDE DESIR ELLOS ACTUALMENTE AN COMETIDO LO MISMO A COMETIDO CRIMENES DE ILESA HUMANIDAD CONTRA EL PUEBLO DE PALESTINA

  2. juan jose

    No soy partidario ni mucho menos de la ideologia nazi aclarado esto dire que Ronald Reagan y Mikhail Gorbachov habian tratado el tema de la puesta en libertad de Rudolph Hess y ya habian habido reuniones en los meses anteriores entre los gobiernos americano y sovietico para liberarlo por motivos medicos y humanitarios ya que a sus 93 años pocos años le podian quedar de vida . Asi que ¿ A quien o a quienes beneficiaba su muerte ? . Cuando Hess partio para Gran Bretaña fue para reunirse con Lord Hamilton y que este usara su influencia entre la aristocracia britanica para forzar una paz con los alemanes . Es de sobra sabido que muchos de los nobles y aristocratas britanicos sentian una simpatia cuando no admiracion mas o menos disimulada por los nazis y sus teorias raciales . Asi que llegado a este punto no es dificil adivinar que a los britanicos les pudiese perjudicar su liberacion ya que podria decir los nombres ” de ilustres ” nobles y aristocratas britanicos que no eran tan leales a su patria como sus ciudadanos . Hess tenia artritis cierto pero no tenia amnesia y eso a muchos al otro lado del canal les molestaba , horrorizaba y preocupaba a partes iguales . Asi que cuando los britanicos supieron de las intenciones de americanos y sovieticos no es de extrañar que cuando ellos se encargaron de su custodia decidiesen ” suicidarlo ” .

  3. Alfredo Stroessner

    La historia debía terminar, si no él podría haber contado de los planes que tenía Adolfito para vivir en paz en sud América. Si este fue el destino de tantos jerarcas de primer orden, no sería raro que haya sabido desde mucho tiempo antes los planes de contingencia; las acciones llevadas a cabo para asegurar un exilio seguro, pacífico y amable para los buenos muchachos del partido. Estando en la posición en la que se encontraba podría contar cómo fueron los pasos para lograr el material radiactivo necesario para producir muchas bombas nucleares. Al final estas terminaron explotando en suelo americano y Japón.tambien podría haber contado quienes eran los hombres y familias que apoyaron la causa nazi en Europa y EEUU

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *